Respuesta 4: hacerlo realidad

Para lograr comunidades más saludables, desarrollar organizaciones comunitarias sólidas que puedan satisfacer sus necesidades, y encarar las desigualdades estructurales que obstaculizan la respuesta al VIH, debemos asegurarnos de que como Alianza seamos fuertes y sustentables.

  • Estamos invirtiendo en nuestro sistema de acreditación para que los donantes y la población sepan que una Organización de Enlace de la Alianza es una organización preparada para ofrecer programas de calidad, que cuenta con los sistemas de gestión y financieros adecuados.
  • Estamos prestando más asistencia técnica a través de nuestros Centros Regionales (agregar vínculo) a fin de garantizar que las Organizaciones de Enlace de la Alianza cumplan con nuestras estrictas normas.
  • Tenemos un “índice de valor” para saber qué es lo que más valoran las Organizaciones de Enlace independientes de ser parte de la Alianza y en qué podemos mejorar. El beneficio más importante identificado en 2013 fue la posibilidad de aprender de otras Organizaciones y la asistencia técnica.
  • Estamos explorando nuevas formas de diversificar nuestras actividades y nuestros ingresos ya que enfrentamos el desafío de que se retire la AOD (asistencia oficial para el desarrollo brindada por gobiernos internacionales) enfocada al VIH en los países de ingresos medios, que es donde reside la mayoría de las personas que viven con VIH.